Laboratorio D'Mundo

Apio

El apio (Apium graveolens), pertenece a la familia de las Umbelíferas, tiene un tallo derecho, estriado y ramosos, sus hojas son muy grandes, brillantes y están profundamente recortadas.
En cuanto a sus flores, estas son pequeñas de un blanco verdoso, muy numeroso y están dispuestas en forma de paraguas en la extremidad de cada rama. La raíz está dividida en muchas fibras, es rojiza de afuera y blanca por dentro.
El apio es uno de los vegetales más viejos utilizados en la historia de la humanidad. Se sabe que los antiguos egipcios recogían apio de las áreas costeras pantanosas para utilizarlo como alimento.
Los antiguos griegos del istmo de corinto, hacia el año 450 a. C., coronaban regularmente a sus atletas vencedores con tallos y hojas de apio.
El apio es una planta con múltiples usos y pocos desperdicios: las hojas y las semillas secas pueden ser utilizadas como un buen condimento, las nervaduras externas son mejores si se cocinan, mientras que las internas se pueden comer crudas, ya que de esta manera son buenas para el corazón.
La variedad de apio que se consigue con más frecuencia es el apio de pascal, de color verde claro. Posee usualmente una superficie brillante y se quiebra con mucha facilidad.
Propiedades curativas del apio
Como miembro de la distinguida familia del perejil, el apio disfruta en parte de la misma reputación medicinal que se le atribuye a esta hierba. En este sentido facilita la digestión y previene la fermentación causante de la hinchazón del estómago. El apio calma los nervios ya que sus semillas y tallos poseen un componente sedativo llamado “ftálido” que ayuda a las personas sometidas bajo estados de estrés continua, ansiedad y nerviosismo. Igualmente, brinda rápido alivio contra el aguijonazo de los avispones. Para ello, se debe batir con fuerza un tallo de api con un poco de agua hasta convertirlo en una pulpa. Luego, aplicar esta pulpa de apio directamente sobre las heridas y mantener allí durante unos 15 minutos. El apio contribuye a perder peso debido a su efecto saciaste. Cada vez que se puede decir que aumenta la eliminación de exceso de líquidos lo que permite bajar la tensión arterial alta o hipertensión. También contiene coumarinas, compuestos que ayudan a prevenir que los radicales libres dañen las células. Otros compuestos presentes en el apio, los acetilénicos, impiden el crecimiento de los tumores.
Es una hortaliza que tiene un contenido muy alto de agua, un 95%. Por lo que cada 100 gramos de apio tendremos poco más de 15 calorías.
Sus propiedades diuréticas vienen dadas por la presencia de aceites esenciales del apio. Aunque hay que decir que como en otros casos estos componentes son más abundantes en las hojas y semillas.
El apio es rico además en vitaminas, B1, B2 y B16. Por otro lado también tiene una buena cantidad de sales minerales, potasio y sodio. Es muy fibroso y nos beneficia también el tránsito intestinal. Y como muchas hortalizas similares ayuden a bajar el colesterol, baja la hipertensión y en definitiva muy buena para el sistema cardiovascular, nuestro corazón lo agradecerá.

Regresar | Arriba




Otros articulos sugeridos

  • ¿Piel seca?

  • Apio

  • Trigo